La forma de tu ombligo podría decir muchas cosas de tu salud, según los expertos.

Si tu ombligo es profundo y con una forma circular, podría indicar que se tiene tendencia al sobrepeso, pues cuando hay mucha grasa abdominal el ombligo suele hundirse. Si eres delgado y tu ombligo tiene esta forma, podría ser signo de problemas digestivos.

Ombligo alargado

Es uno de los ombligos más estéticos, gracias a que indica que los músculos del abdomen están fortalecidos. Es el tipo de ombligo que suelen tener los deportistas.

Ombligo en forma de T

Este tipo de ombligo recibe su nombre debido a que su forma simula la letra T. Quienes lo tienen son propenso a sufrir dolores abdominales, desde leves hasta fuertes.

Ombligo de almendra

Son los ombligos intermedios, es decir, que no están abultados pero tampoco profundos (incluso suelen ser planos).

Las personas con este tipo de ombligo tienen tendencia a sufrir dolores musculares y desgarres, por lo que deben cuidarse al máximo si realizan actividad física.

La forma del ombligo está determinada por la naturaleza de cada persona y por cómo su cuerpo lleva el proceso de cicatrización. Sin embargo, puede cambiar de acuerdo con los hábitos de cada persona. Si tienes dudas sobre tu salud, consulta a tu médico.