Remedios que te asombrarán contra el acné

Los granitos y espinillas son una condición natural de la piel y nos afectan en menor o mayor medida a todos. Las espinillas son la infección de la inflamación de las glándulas sebáceas que se inflaman y llenan de pus.

Si tienes exceso de sebo esto puede presentar un problema para ti. Lo peor es que el exceso de secreción generalmente se produce en la cara, los hombros, el cuello y la espalda y te pueden hacer sentir mal debido a que aunque no son peligrosas y tampoco afectan tu salud, demeritan tu apariencia.

En el mercado hay muchísimos productos que prometen milagros, y aunque muchos cumplen son un grave golpe a tu economía. Parece que van por el mundo con el lema “la belleza cuesta”, y deberían añadir que aparte viene en frascos muy chiquitos.

No te preocupes te presento 3 remedios súper efectivos que seguramente ya te están esperando en tu cocina.

Primer truco: Hielo

El hielo reduce el enrojecimiento en un dos por tres, es genial para cuando quieres ir a ese evento importante y en el último momento te encuentras con un granito impertinente en medio de la cara.

Ayuda a mejorar la circulación de la sangre de la zona afectada y endurece los poros de la piel al mismo tiempo que elimina la suciedad y el aceite acumulado en tu piel.

Solamente tienes que aplicar en la zona afectada en periodos de 15 minutos de presión por 15 de reposo hasta que el resultado sea visible a simple vista.

Segundo truco: Limón

Otra forma muy veloz de deshacerte de las espinillas es usar limón debido a su tremenda cantidad de vitamina C que es muy efectivo contra las infecciones en cualquier nivel.

Es importante que uses limón fresco y no las versiones que ya vienen comercializadas y que son ricas en conservadores que te pueden dañar más que ayudar. El jugo de esta fruta quema la espinilla rápidamente.

Lo puedes aplicar por medio de una torunda de algodón humedecida con el líquido antes de dormir. También puedes mezclar una cucharada de jugo con un poco de canela en polvo y dejarlo en tu rostro mientras duermes.

Por la mañana lava el rostro con agua tibia. Debes tener cuidado que el sol no toque tu piel durante este proceso pues puedes manchar tu piel. No uses este remedio si tienes la piel sensible.

Tercer truco: Aceite del árbol del té

Este producto que podrás conseguir fácilmente en cualquier tienda naturista será tu nuevo aliado contra la lucha contra el acné por sus increíbles propiedades anti bacterianas.

Además de que alivia la inflamación y sus calmantes  reducen el enrojecimiento sin contar que las seca.

Es muy fácil de aplicar. Igual que el limón necesitaras una torunda de algodón que pasas por el área afectada y listo. Deje el aceite en la cara entre 15 y 20 minutos y enjuga la cara con agua tibia.

También puedes mezclar el aceite con un poco de áloe vera y untar la pasta en la zona afectada. Se deja reposar también entre 15 y 20 minutos y finalmente como ya habrás adivinado se enjuaga con agua tibia.

Nota: Evita el aceite de árbol de té si eres de piel sensible.

Etiquetas:,