Solo necesitas un vaso antes de acostarte

Algunas infusiones, como el té verde y el jengibre, tienen propiedades termogénicas que aceleran el metabolismo y eliminan toxinas del organismo, promoviendo así la disminución de la grasa abdominal y el peso.

Además, el agua de fresas y de avena, por tener buenas cantidades de fibras ayudan a aumentar la saciedad entre comidas, reduciendo así la ingesta de calorías y favoreciendo así la pérdida de peso, por otro lado, algunas plantas medicinales, como la alcachofa y el hibisco, poseen propiedades diuréticas que ayudan a deshinchar la zona del abdomen.

Para que estos remedios caseros puedan ayudar a adelgazar y a bajar la barriga, es importante evitar endulzar la bebida, pues el azúcar posee muchas calorías. Asimismo, para tener buenos resultados  se debe mantener una dieta equilibrada y saludable bajo orientación de un nutricionista, como también realizar actividad física.

Té verde 

 El té verde ayuda a perder peso porque tiene propiedades termogénicas y diuréticos, por lo que ayuda a aumentar el gasto calórico y a eliminar el exceso de líquido acumulado en el organismo. Este té proviene de la hierba Camellia Sinensis. Conozca todos los beneficios del té verde.

Ingredientes:

Una cucharadita de hojas secas de té verde;
1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Añadir el té verde en el agua hirviendo, tapar y dejar reposar de 5 a 10 minutos. Colar y beber el té tibio, un máximo de 4 tazas al día.

El té verde no está indicado en niños, en mujeres embarazadas ni en período de lactancia, en quien tiene dificultades para dormir, problemas renales y de hígado, anemia, problemas de tiroides, úlceras gástricas o gastritis. Ciertas personas pueden sentirse más ansiosas o agitadas cuando beben té verde, siendo importante disminuir la ingesta de esta bebida en estos casos.

Las personas con presión arterial alta pueden beber un máximo de 3 tazas de té verde al día, pero deben hacerlo bajo la supervisión de un médico, ya que el té puede alterar la acción de los medicamentos para el control de la presión arterial.

Agua de canela

El agua de canela es muy buena para ayudar a bajar la barriga y adelgazar, ya que tiene efectos termogénicos y metabólicos, aumentando el gasto energético y la pérdida de la grasa. Asimismo, la canela es rica en fibras, que ayudan a aumentar la sensación de saciedad, disminuyendo así el hambre y favoreciendo el proceso de pérdida de peso. Conozca más beneficios de la canela.

Ingredientes: 

4 ramas de canela;
2 litros de agua.

Modo de preparación: 

Colocar 1 litro de agua en una olla junto a las ramas de canela y dejar hervir entre 15 a 20 minutos. Luego colar el agua y colocar en una jarra. Se vuelven a hervir las ramas de canela con el otro litro de agua durante el mismo tiempo. Se vuelve a colar y se juntan las aguas. Luego dejar enfriar. Se puede  tomar antes o después de las comidas.

La canela no debe ser consumida durante el embarazo, por personas con úlceras gástricas o intestinales o que posean enfermedades graves del hígado.

Las personas con antecedentes de alergia deben tener cuidado cuando ingieren agua de canela, sobre todo en grandes cantidades, por el contenido de cumarinas que pueden causar alergias e irritación en la piel en algunas personas sensibles.

Agua de avena 

El agua de avena, además de ser una bebida llena de nutrientes, puede ayudar a adelgazar porque contiene fibra como los betaglucanos, que pueden reducir la sensación de saciedad y tener menos ganas de comer cosas dulces, consumiendo así menos calorías. Además de eso, la avena  posee antioxidantes que ayudan a disminuir las células grasas del cuerpo, logrando de esta manera reducir el peso y la barriga. Conozca más beneficios de la avena.

 Ingredientes: 

2 cucharadas de salvado de avena;
1 litro de agua.

Modo de reparación:

Licuar la avena junto al agua, hasta que la mezcla esté homogénea. También se puede adicionar canela o jugo de limón para dar sabor. Es recomendado beber en la mañana en ayunas y antes de cada comida.

El agua de avena en muchas cantidades puede provocar gases e hinchazón por la cantidad de fibra.

El consumo de agua de avena en el embarazo o en el periodo de lactancia es probablemente segura, siendo recomendado consultar a un médico u obstetra antes de ingerirla.