El dolor más profundo que puede sentir un ser humano, después del parto, tal vez sea el de una muela. Pero definitivamente cuando lo estamos padeciendo no hay