Un vaso antes de acostarte te ayuda con la grasa abdominal

A medida que pasan los años, la proporción de grasa corporal en relación al peso va aumentando. Esto sucede de forma más habitual en las mujeres que en los hombres y suele concentrarse alrededor de la zona abdominal.

A diferencia de la grasa subcutánea (la que se sitúa en la capa externa, justo debajo de la piel), esta se deposita en la parte más interna del abdomen y alrededor de los órganos.

La localización de la grasa acumulada depende de algunos factores variables como la genética y las hormonas. Además, esta no está siempre ligada a un peso por encima del considerado normal.

Si bien muchos buscan combatirla y reducirla por cuestiones estéticas, la importancia de eliminarla radica en los riesgos que acarrea para la salud. En las últimas décadas estos se han hecho más evidentes y ha crecido la investigación al respecto.

En concreto aumenta la posibilidad de sufrir de colesterol alto, hipertensión, diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y problemas respiratorios. Asimismo la localización de la grasa en el vientre se asocia con un mayor riesgo de muerte prematura.

De forma adicional, por los cambios físicos que ocasiona en la figura, disminuye la autoestima y puede influir en la aparición de varios trastornos emocionales.

Por fortuna, aunque no es fácil, hay muchos métodos que ayudan a combatirla de forma eficaz, reducen su acumulación y facilitan la eliminación de la que ya se ha depositado.

Bebida nocturna para combatir la grasa abdominal

Algunos de los hábitos que ponemos en práctica antes de ir a dormir influyen para bien o para mal en el equilibrio del peso corporal.

Mientras que comer tarde e ingerir una comida demasiado copiosa puede hacer ganar más kilos, comer frutas y vegetales puede contribuir a disminuirlos.

Estos alimentos no solo son mejores para la digestión a esta hora del día, sino que sus nutrientes activan funciones clave para optimizar el gasto energético.

La bebida nocturna que proponemos en esta oportunidad es una combinación de ingredientes bajos en calorías como:

El pepino.
El perejil.
El limón.
El jengibre.
El aloe vera.

Todos estos se caracterizan por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que, además de ayudar a perder peso, protegen el cuerpo frente a las patologías causadas por los radicales libres.
Su alto aporte de fibra y enzimas naturales mejora los procesos digestivos, a la vez que optimiza la absorción de nutrientes y estimula la correcta eliminación de los desechos.

Cuenta con un ligero efecto laxante que, durante la noche, favorece los movimientos peristálticos para lograr una evacuación sin inconvenientes.

También contribuye a controlar los antojos nocturnos, que son uno de los grandes obstáculos para hacerle frente a la grasa abdominal. Su ingesta varias veces a la semana puede ayudar a reducir la retención de líquidos.

Por si fuera poco, contribuye a hidratar el organismo, mejorando el funcionamiento de sus sistemas principales y la calidad de la piel.

¿Cómo preparar esta bebida nocturna para reducir la grasa abdominal?

La composición nutricional de esta bebida nocturna puede ser efectiva para luchar contra el exceso de grasa abdominal.

Sus efectos varían según el metabolismo de cada individuo, aunque también dependen del tipo de dieta y de los hábitos realizados para controlar el peso.

Ingredientes

½ pepino.
½ taza de perejil fresco picado (22 gramos).
El jugo de 3 limones.
½ cucharada de jengibre rallado (5 gramos).
2 cucharadas de jugo de aloe vera.
1 taza de agua (250 mililitros).

Preparación

Lava el pepino, retira su cáscara y córtalo en varios trozos.
Llévalo al vaso de la licuadora y agrega el perejil picado, el jengibre y el jugo de tres limones.
Añade también las cucharadas de aloe vera y el agua.
Enciende a velocidad máxima y procésalo hasta obtener una bebida homogénea.
Dado que sus ingredientes se oxidan con facilidad, lo ideal es ingerirla de inmediato para aprovechar al máximo sus propiedades.
No se le debe agregar azúcar ni endulzantes artificiales.

Modo de consumo

Sirve un vaso de la bebida y consúmelo en horas de la noche, justo después de la cena y una o dos horas antes de dormir.
En la primera semana de tratamiento puedes empezar con el consumo de medio vaso y, poco a poco, incrementarlo hasta un vaso entero.

Ten en cuenta que los efectos de este remedio no se han comprobado de forma científica. Sus posibles propiedades positivas se derivan de datos anecdóticos y de los nutrientes que contienen sus ingredientes principales.